Noticias /

Visualizan un mejor país con educación de calidad

Escrito por La Crónica 08.09.2015

MEXICALI, B.C., Martes 08 de septiembre de 2015. ­ A poco más de nueve años de haberse creado la Coalición para la Participación Social en la Educación (Copase) A. C., Alfredo Postlethwaite Duhagón, consejero presidente, considera que se han dado importantes avances en materia educativa en Baja California, pero, asegura, aún hay mucho qué hacer.

En agosto de este año, Copase arrancó la campaña “Ser Más” que busca incentivar la participación social en la educación en donde los padres de familia ocupan el primer lugar en el rango del deber participativo.

La propuesta de la Coalición para la Participación Social en la educación se basa en cinco puntos fundamentales.

El primero, la formación y actualización docente; el segundo, el acceso y operación de nuevas tecnologías y la comunicación; tercero, la participación social de los consejos escolares, seguido de la evaluación educativa externa al Sistema Educativo y finalmente la implementación de más escuelas de tiempo completo.

Con la implementación adecuada de cada uno de estos puntos, Copase asegura la calidad educativa que contribuirá a una mejor sociedad y con ello un mejor País.

¿Cómo describe la labor de Copase?

Creo que poco a poco nos hemos ganado la confianza y la credibilidad de los actores en el sector educativo. Nos hemos convertido, creo yo, en un organismo referencial para cualquier tema de la educación básica.

No tenemos la exclusividad de la verdad, pero estamos abiertos a escuchar otras opiniones para construir y sumar.

Nuestra propuesta está muy bien enfocada y fundada, si en el camino vienen otras propuestas bienvenidas, aquí la idea es sumar y construir.

¿Cuál es el reto de Copase en este 2015?

A corto plazo cambiar la actitud oficial y a mediano y corto plazo cambiar la actitud social.

La actitud oficial sí conoce, está informada de la terca realidad de las deficiencias que tenemos en los indicadores, aparte que se habían comprometido en el Sistema Educativo desde la administración anterior a proseguir cinco líneas de acción de alto impacto y efectivas para que en el mediano plazo convirtamos al Sistema Educativo Estatal de bajo desempeño en el mejor del país.

No tenemos tiempo para perder en actitudes anteriores que ahora no nos brindan más que división, confusión, desorientación en lugar de ponernos a trabajar sociedad y gobierno en alianza fuerte y dinámica.

¿Qué lugar ocupa Baja California en comparación a otros estados en niveles educativos?

La métrica internacional más aceptada es la de PISA de la OCD, la última evaluación que hicieron en el 2012, nos indica que Baja California está a media tabla en Matemáticas, Ciencias y Comprensión lectora de las treinta y dos entidades.

Ese es el gran reto que tenemos, tenemos que subir a Baja California al primer lugar, esa es nuestra meta de esta década y sí podemos hacerlo porque tenemos un entorno social económico positivo.

Tenemos en promedio 9.3 años de escolaridad, es el Estado que más invierte, tenemos un perfil demográfico bastante aceptable, tenemos sólo cinco municipios, si nos movemos en estas líneas de acción si podemos dar ese gran salto en el mediano plazo.

¿A qué se enfrenta Copase al querer cambiar esta actitud?

Nos estamos enfrentando a una actitud oficial de una visión cortoplacista, los principales actores del Sistema Educativo están más preocupados del día a día y hay que decirlo, el sistema está en crisis, tiene crisis laboral, crisis financiera, crisis administrativa en manejo de nómina y por supuesto tiene una crisis de calidad.

¿Cómo es posible que una entidad donde le invertimos todos 50 millones de pesos cada veinticuatro horas, eso es lo que nos cuesta a todos, y que tengamos la calidad que tenemos?

Si hay cosas positivas como la cobertura escolar que es la mejor del país, pero el país en conjunto está muy por debajo de los estándares nacionales.

¿Cómo asegurar que se cumplan los 200 días de clases?

Por ley los deben cumplir.

Los estudios y la experiencia nos indican que no los han cumplido por diferentes razones injustificadas, desde nuestro punto de vista entre paros y puentes y eso es uno de los factores que intervienen en la educación.

El tiempo que permanece el alumno frente a su maestro, el recortarle esos doscientos días va en contra de las horas establecidas por la ley.

Tenemos que seguir insistiendo que se cumplan, el secretario de Educación, Mario Herrera Zárate, ha dicho que se va a cumplir pero ese es uno de los factores para mejorar la educación.

Como dato comento que los doscientos días representan ochocientas horas de clase efectivas y estamos compitiendo con países que tienen hasta mil cien horas de ciclo escolar, hay países que van los sábados o que van en la tarde.

¿Qué cambiaría en nuestra sociedad si tuviéramos una mejor calidad educativa?

Nosotros nos imaginamos un gran futuro.

Vamos hablando de Baja California, imagínate para el 2020 que la educación básica tenga un millón de adultos y que de ellos el 70% estén calificados como excelentes, imagínate el impacto que van a tener esos estudiantes en sus estudios superiores y el impacto que va a tener este Estado en lo económico y lo social.

De tener 700 mil alumnos bien preparados en valores en disciplina en matemáticas en ciencias y que hagamos también nuestra parte en nuestra casa, nos transformaríamos en una sociedad productiva, menos insegura, con un bienestar que se va a reflejar en la siguiente década.

Sólo la educación de calidad va a transformar a Baja California.

¿Cuál es la relación de Copase con los docentes?

Nos han criticado en Copase que estamos en contra de los maestros eso es un mito, todas nuestras líneas van particularmente para mejorar al maestro.

Podemos evaluar al maestro pero si realmente queremos una evaluación para mejorar tiene que venir de la mano una mejora significativa de nuestros programas de capacitación, hay muy buenos maestros en Baja California y en potencia hay muchos más.

El sistema también les ha fallado a los maestros porque no les hemos dado los apoyos en infraestructura, equipamiento y sobre todo de capacitación.

Si no arreglamos el problema de la capacitación no habrá mejora, inclusive pronosticamos un efecto retrógrada porque vas a evaluar al individuo en sus fortalezas y sus limitaciones y no le damos la capacitación para superar sus limitaciones se va a desmotivar y va a desacreditar el proceso de evaluación.